Tipos de Cilindros Neumáticos

La función de los cilindros o actuadores neumáticos es transformar la energía acumulada existente en un circuito de aire comprimido en energía mecánica mediante un movimiento rectilíneo.

El cilindro es un tubo de sección circular constante que denominamos camisa, cerrado por ambos extremos que denominamos culatas, en cuyo interior se desliza un émbolo o pistón solidario con un vástago. El émbolo divide al cilindro en dos volúmenes llamados cámaras y existen dos aberturas en las cámaras por donde puede entrar y salir el aire.

La capacidad de trabajo de un cilindro viene determinada por su carrera y su diámetro.

Principalmente hay de dos tipos:

– De simple efecto:

El desplazamiento del cilindro por efecto del aire comprimido tiene lugar en un solo sentido que es el del avance, por lo que en este tipo de cilindros el trabajo únicamente se efectúa en este sentido. El retroceso generalmente se consigue gracias a la incorporación de un muelle que se encuentra situado en el interior del cilindro. También existen cilindros de simple efecto sin muelle, en los que el retroceso puede ser realizado por el propio peso del émbolo y vástago si el posicionamiento del cilindro es vertical.

– De doble efecto:

En los cilindros de doble efecto existen dos tomas de aire, una a cada lado del émbolo. Estos cilindros pueden producir movimiento en ambos sentidos, avance y retroceso, a diferencia de lo que ocurre con los de simple efecto.

En las fotos se puede observar la camisa con la culata trasera, el vástago, la culata delantera con sus tornillos, las dos partes que forman el émbolo donde se incorpora la guía junto las dos piezas de plastoferrita que son unos imanes que sirven para detectar magnéticamente la posición del vástago.

Escribe una réplica o comentario